La nueva economía para los negocios más exigentes

Los tiempos cambian para todos, y para los negocios más exigentes no iba a ser menos. Tras charlar con una consultoría para comercios especializada, hemos podido ver como los negocios más grandes han tenido que enfrentarse a un nuevo modelo de economía que surgió tras el periodo de la crisis financiera que se vivió en todo el mundo y el tremendo auge de las nuevas tecnologías.

Y es que tanto la crisis como las nuevas tecnologías han hecho que tanto las modernas como las viejas empresas, hayan tenido que enfrentarse a una transformación de la economía, que ha provocado un nuevo concepto y unas nuevas formas de actuar.

Esta nueva economía se basa en los nuevos conocimientos adquiridos con el progreso tecnológico y con la globalización económica, que ha dejado atrás algunas prácticas de negocio muy utilizadas en la década de los noventa.

 

Tres rasgos caracterizan a esta nueva economía

Esta nueva economía cuenta con tres rasgos que la definen y la caracterizan, y que sin duda están totalmente relacionados entre sí.

El primero se centra principalmente en la información, así como en el conocimiento como bases de la producción, la competitividad y la productividad.

El segundo hace referencia a que estamos ante una economía global, y también ante un proceso de producción y gestión tanto de bienes como de servicios a nivel mundial.

Y el tercero se centra en Internet, que lo posiciona como el nuevo sistema a nivel organizativo de esta nueva economía.

A todo esto hay que sumarle que en esta nueva economía no existe fricción. ¿Qué quiere decir esto? Pues que mientras la economía convencional se da a la vez en el espacio y en el tiempo, lo que significa que no se producían pérdidas por motivo de la fricción. Ahora esa fricción se reduce enormemente, reduciendo también las distancias en cuanto a las operaciones económicas se refiere. Esa pérdida de fricción ha sido totalmente necesaria para que surgiera la nueva economía.

Hay que dejar claro que la nueva economía está muy ligada a la globalización, y es que la economía mundial cada vez está más relacionada entre los diferentes países, debido a que los mercados con Internet se han ampliado y flexibilizado enormemente, mientras que la producción se ha deslocalizado.

Esto ha provocado que las grandes empresas hayan visto aumentada enormemente su competencia, debido al auge de las alianzas y fusiones. Habrá que ver como evoluciona esta nueva economía y cómo cambia el modelo actual.