¿Qué sabemos del resto de criptomonedas?

Imagen: pixabay.com

 

Es pensar en criptmonedas, criptodivisas o monedas virtuales e incluso puede que nos extrañe el uso del plural, ya que muchos de quienes no se han introducido en este universo lo resumen en una única cosa: el Bitcoin.

Por ello, muchos de los que acuden a Francesc R. Ribes en busca de asesoría sobre temas económicos, se sorprenden al leer de la existencia de todo un universo de criptomonedas que van más allá de la “reina”, cada una con sus peculiaridades y sus circunstancias que las hacen única y no una simple competencia de la moneda virtual que lo revolucionó todo. ¿cuáles son?, ¿en qué peculiaridades se sustentan?

A continuación os destacamos las principales (hay más de 1.300 aunque siempre suenen las mismas)

 

Ethereum

Segunda divisa tras el todopoderoso Bitcoin en términos de capitalización y transacciones. Destaca sobre todo por su consolidado sistema de minería (sólo 15 segundos para generar todo un bloque) y el uso de contrato inteligentes , que posibilita transacciones seguras desde cualquier parte del mundo sin que éstas se vean controladas ni comisionadas por entidad externa alguna.

Estos valores han producido que sea considerada como una criptomoneda muy rentable, y por tanto, muy atractiva para quienes creen que el altísimo valor alcanzado por el Bitcoin (más de 10.000 dólares) no se va a mantener por mucho tiempo.

 

Dash

 

Usa una tecnología similar al Bitcoin, y también se sustenta mediante el sistema peer to peer, solo que al integrar sistemas más avanzados de manejo como las transacciones inmediatas, resulta más atractiva operacionalmente. Aunque no termina de convencer en cuanto a funcionalidad, algo que se refleja en su alta volatibilidad, ventaja por otra parte al podernos encontrar con valores relativamente económicos.

Por otra parte, el Dash es la criptomoneda favorita para quienes quieren blindar sus transacciones, ya que es totalmente anónima y segura, con 11 algoritmos que la prevén de posibles hackeos.

 

Litecoin

 

Hermana gemela del Bitcoin (emula casi todo su sistema), tiene en la capacidad de generar criptodivisas con un límite mucho más alto (84 millones frente a los 21 del Bitcoin) su principal hándicap, además de su, hasta ahora, relativo bajo valor (en torno a los 150 dólares).

Por todo ello, es la moneda favorita de quienes se introducen por primera vez en el mundo de las criptodivisas.

 

Ripple

 

La “criptomoneda de los bancos”. Esta peculiaridad es debida a que Ripple evita controles fronterizos y comisiones de forma similar al Ethereum, lo cual permite transacciones instantáneas sin costes añadidos ni justificantes.

De esta forma, las entidades financieras pueden acceder a financiación externa sin el control de ninguna autoridad ni tener que dar explicaciones por el monto movilizado.

 

Dogecoin

 

Una criptodivisa muy interesante a la que hacer seguimiento, ya que es la que mayor número de transacciones registra por día, algo favorecido por su bajísimo valor de mercado (por debajo de los céntimos de dólar).

No obstante, esta moneda apenas se usa para la compra-venta, y suele ser la ofrecida como recompensa a los proveedores de contenidos en la red, lo cual deprecia su valor, además de causar temor a una importante inflación al no contar con límite de producción .